La realidad aumentada pasa de la gafa al interior del ojo


Magic Leap, Oculus, Hololens o Google Glasses. Estos son nombres relacionados con la realidad virtual y aumentada. Poco a poco estas nuevas formas de sentir y vivir mundos paralelos se están abriendo paso en nuestro día a día.

El último avance en este campo lo tiene la firma de la escuela superior de tecnología de IMT Atlantique y el departamento de Electrónica Flexible del Centro Microélico de Provenza Georges Charpak.

Su proyecto se aleja de la actual tendencia de mercado, aunque es algo ya conocido en el sector, puesto que Google ya se adentró en esta aventura, aunque sin mucho éxito. Los investigadores trabajan en el desarrollo de un pupilente inteligente y, en este caso autónomo.

Según sus desarrolladores, este nuevo dispositivo incluye una micro batería flexible que se encarga de alimentar la energía necesaria, Para poder iluminar de forma continua durante varias horas un diodo de emisor luz. Según sus creadores este nuevo tipo de lente de contacto puede introducir una tecnología de realidad aumentada.

Ya hay estudios que apuntan que el mercado de los pupilentes inteligentes crecerá un 10,4 % para el año 2023. El proyecto del IMT sigue la línea marcada por Google.

Por otra parte, la Universidad de Michigan ha ido un paso más allá y trabaja en una investigación, financiada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, para desarrollar unos lentes de contacto que permiten a los soldados ver en la oscuridad utilizando la termografía. Su composición es una capa de carbono puro, llamado grafeno, para captar todo el espectro de luz, incluido el ultravioleta.

Hmovil en el ojo de la tecnología